La pandemia, una evaluación a un año de distancia

Hace un año la historia de la humanidad cambió de rumbo. Un tema de salud, una simple gripe, provocó un abrupto cambio en la vida del ser humano. Algunos incrédulos pensaron que era cuestión de semanas mientras otros decían que quizá un año, pero la realidad es que aún no hay una fecha sensible que podamos dar para declarar el fin de la pandemia del Covid – 19. A un año de distancia debemos hacer una reflexión de lo que hoy es un tema diario en donde todo se movió con un destino que hoy sentimos como personas y donde han perdido la vida millones de seres humanos en todo el mundo.
El principio de interconectividad es uno de los puntos a evaluar. Nos ha dolido en el alma la pérdida de amigos, de conocidos, pero más nos duele la pérdida de nuestros familiares. En un momento de este último año, vimos como la desesperación de las personas en las redes sociales por que no sabían qué hacer cuando fueron diagnosticados como positivos a Covid – 19. El aprendizaje fue lento, hubo que aprender y desaprender leyendas urbanas que se propagaron y causaron víctimas, producto de la ignorancia de algunos gobernantes que no creían en el virus o por simple ignorancia humana.
El Covid – 19 es un tipo de virus que puede confundirse con la influenza, por ello se recomienda la ingesta de vitamina “C”. Los síntomas de una gripe son la temperatura, malestar generalizado, cansancio, sudoración, dolor de cabeza, los síntomas de una simple gripe y que son similares al Covid – 19. El consejo es el mismo del año pasado, comer productos como las fresas, el limón, la naranja que son fuentes naturales de esta vitamina. Ojo, la vitamina “C” no se te va curar del Covid -19, pero puede ayudarte a que los síntomas sean menores o que definitivamente lo prevengas.
El uso de “cubrebocas” se convirtió en incertidumbre porque se debatió si era prudente usarlo o no. El material con lo que debíamos usar o no, también era un tema, si eran quirúrgicos, si eran de KN – 95, si eran los simples de tela, si eran los tradicionales blancos o naranjas. Un tema que ha predominado y que hoy ya entendieron la gran mayoría es que no sólo es prudente usarlos, sino una obligación de autocuidado y de respeto a otros. Las fotografías y las “selfíes” no son ya iguales, la gran lección es que la humanidad debe aprender de la historia y quedará registrado para que no se vuelva a repetir esta tragedia.
¿La gripe se fue para siempre? ¿Recuerdas cuándo fue la última vez que te dio gripe? Según datos de una revista médica de los Estados Unidos, la gripe común y corriente disminuyó, quizá producto del aislamiento, la vacunación masiva en contra de la influenza, el lavado constante de manos, el consumo de alimentos en vitamina “C”, los remedios caseros, un sin fin de causas como una constante de cambios en los estilos de vida. En mi caso, no recuerdo haberme resfriado, sentí ciertos síntomas, pero la verdad no llegué a tener una gripe como tal. ¿Usted tuvo gripe en el último año? El saldo final lo sabremos al finalizar la pandemia.
Otro saldo será la generación de niños que nacieron en la pandemia. Los hospitales recibían a las madres en labor de parto y antes de entrar les hacían pruebas para prevenir que entraran con el Covid – 19. Lo tormentoso fue que muchas de ellas salieron con sus bebés en manos y con ellas el virus. Los hospitales se convirtieron en el principal centro de contagio, la recomendación era no ir a los hospitales. Los niños de la pandemia son diferentes, han sido aislados de la sociedad, conviven dentro de las casas, pocas salidas, desconocen el mundo exterior, no han sido visitados por la gran mayoría de sus familias, son una generación fuerte que ha sabido sobrevivir a la gran pandemia mundial.
No aprendimos de la historia. A pesar de estar en los registros de la humanidad, las anteriores pandemias (regionales e internacionales) no aprendimos a confrontar rápidamente una emergencia sanitaria. El contagio fue exponencial, no se tomaron las medidas adecuadas, no se invirtió en educación y salud, no hubo protocolos aceptados a nivel mundial y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) fueron ignoradas, combatidas e incluso contravenidas.
Hoy la pandemia es combatida con un gran número de vacunas, la ciencia avanzó e hizo posible tener una vacuna en un tiempo récord. La luz al final del camino se ve más clara, aunque este año sea aún tormentoso para millones de seres humanos, se ve la esperanza de recuperar al ser social por naturaleza que habita entre nosotros. Debemos aprender la lección, seguir cuidándonos y sacar lo mejor de nosotros… recordemos que todos estamos interconectados como un todo en el universo. Este es el saldo de una evaluación de la pandemia.