AMLO pone trampa leonera a Corral

  • En el pecado llevan la penitencia en el Estado
  • Llegó la hora de pedir cuentas a funcionarios
  • Quitan a Poliplaza la concesión, ¿Y a PASA?
  • El Marucopetro vuela bajito en la frontera  
  • A tres años de la tragedia de Tlahuelilpan

 

Ayer se dieron a conocer los 15 nombramientos que se propondrán para embajadas y consulados en el servicio exterior mexicano; en esa lista palomeada por el presidente Andrés Manuel López Obrador no apareció el exgober Javier Corral, quien se mencionaba para el Consulado de Barcelona.

López Obrador dijo que no fue posible la inclusión del exgobernador de Chihuahua en la nómina del personal diplomático del Estado, debido a que Javier Corral tiene la doble nacionalidad que le impide por ley ocupar un cargo de esa naturaleza.

AMLO resultó con esa ingenuidad que ni él creyó, cuando cualquier juarense en edad de votar sabe de la doble ciudadanía que tiene Javier Corral, quien nació en la vecina ciudad de El Paso, Texas.

El presidente tendió la trampa leonera cuando dejó entrever que Corral tendría que renunciar a su ciudadanía estadounidense para poder ser cónsul de México en algún país.

En el supuesto de que Javier Corral Jurado renunciara a su nacionalidad norteamericana y que la Fiscalía General del Estado le siga alguna causa penal, el exgobernador ya no podría refugiarse tan fácilmente en Estados Unidos.

Y si lo enviaran a algún Consulado de España, resulta que con el país ibérico México tiene firmado un tratado de extradición con México.

Nadie cree que el presidente no estaba informado sobre la doble nacionalidad de Corral; lo que sí es muy creíble que pusieron a Corral en un callejón sin salida.

Dicen los mal pensados que quizá le estaban devolviendo el favor del callejón sin salida electoral del que no pudo salir bien librado el enviado de Palacio Nacional Juan Carlos Loera, quien obtuvo senda derrota el 6 de junio pasado.

AMLO no mencionó que incorporaría a Javier Corral a cualquier otro espacio del servicio público nacional, lo que dejó cabizbajos a los corralistas que todavía le siguen la huella al exgobernador.

******

En buen brete se metió la representación del gobierno del estado ya que primero dieron la orden, a través de un memo a todos aquellos empleados con comorbilidades y a los que fueran sospechosos de haber contraído el Covid 19, se fueran al confinamiento a sus casas, pero de la noche a la mañana dieron contraorden.

Resulta que algunos de los empleados que ya estaban haciendo home office o simplemente estaban en sus casas aislados ya no quieren regresar; lo cual está complicando a los jefes de las oficinas porque no tienen forma de subrogar las pruebas de detección del Covid-19, ya que no cuentan con ninguna partida para ello.

Nuestras fuentes nos informaron que cuando alguien detecta que esta contagiado a través de una prueba, que el empleado paga, los jefes de las oficinas exigen que quienes haya convivido con esa persona se realicen la prueba, pero pagada por cada trabajador.

Los contagios siguen al alza y al nivel nacional alcanzan los 50 mil por día; dicen los médicos que el descenso de los contagios se dará hasta el mes de marzo.

Aunque el doctor muerte López Gatell sigue empecinado en minimizar la pandemia y en no permitir que los dos medicamentos Molnupiravir de Merck y el Paxlovid de Pfizer en contra el COVID, los cuales ya fueron autorizados por Cofepris, se venda en las farmacias.

 Además, empezó a presionar a los gobernadores para que inmediatamente reabran las clases presenciales.

******

Ya no ha de tardar que el alcalde Cruz Pérez Cuéllar empiece a pedir cuentas a algunos funcionarios de primer nivel, ya que en estos cuatro meses no han presentado trabajo, más que el ordinario sin pasar a destacar como lo han hecho otros funcionarios que tienen bien puesta la camiseta.

En este espacio nos vamos a enfocar en uno en especial que es el arqui Daniel González García, el flamante director general de Obras Públicas que se la pasa de reunión en reunión sin presentar trabajo a la primera autoridad de la ciudad.

Solo se la ha pasado en tapar un bachecito aquí, otro allá, cuando en verdad debe poner su creatividad para que el programa de bacheo, aunque sea poco, pueda relucir y que en verdad la ciudadanía lo pueda reconocer.

Pero pareciera que su mente está en otro lado, esperando que le caigan las ideas, sin embargo, ya es tiempo que salga de esa burbuja y le ponga al camello, sino le van a comer el mandado.

Se supone que la misión de la dependencia municipal es planear, mantener y ejecutar obra pública en la ciudad a través de análisis de proyectos y la construcción, verificando la disponibilidad de los recursos para mejorar la infraestructura de la ciudad, pero eso no le interesa difundir a Daniel González.

Al contrario, cada vez que los representantes de los medios de comunicación intentan buscar una entrevista, alude a las preguntas y quiere que toda información de su dirección salga de Comunicación Social.

*****

En un mes y medio la administración municipal, concretamente la secretaría del Ayuntamiento a cargo del cuauthemense Héctor Ortiz Orpinel, le integró un expediente con todas las fallas que tenían los concesionarios de servicios médicos de Poliplaza médica y ayer oficialmente informó que la concesión a quedado sin efecto a partir del pasado lunes.

El consorcio médico que fue dado de baja se esta defendiendo con amparos y sus abogados afirman que se les integró un expediente por consigna.

 Ahora, los empleados municipales tendrán que acudir hasta el centro comunitario Santiago Troncoso para la consulta y si requieren un segundo nivel los enviarán a tres diferentes hospitales.

Aquí salen perdiendo los empleados que viven en el poniente de la ciudad que realizarán largos traslados para llegar a dicho centro comunitario.

La adjudicación directa de estos tres hospitales durará tres meses; todo indica que después se reabrirá el hospital Guernika y ahí se dirigirá la convocatoria y la adjudicación de la nueva concesión del servicio médico vía concurso.

Un grupo de empresarios médicos traen el proyecto de reabrir el hospital Guernika desde hace dos años y en su momento lo plantearon a la anterior administración.

Mientras la gran mayoría de los juarenses que no son empleados municipales, se preguntan por qué si a Poliplaza le armaron el expediente en mes y medio y la dieron de baja; por qué a la empresa PASA no le ha ocurrido lo mismo después de tres años de estar fallando en el servicio de recolección de basura.

*******

Quienes conocen de helicópteros afirman que de muy poco servirá el que ya vuele por los cielos de la frontera, ya que no existe en la policía estatal la capacidad de reacción y de intervención en tierra descendiendo desde el helicóptero.

Se comenta también que estas intervenciones pudieran ser médicas de disuasión y las estrictamente policiacas, por lo que es recomendable que primero deben entrenar a un grupo especial para que asumiera estas funciones a plenitud dentro de algunos meses.

Mientras tanto el Marucoptero solamente hará vuelos como un símbolo de que se está haciendo algo para combatir a la delincuencia, cuando para efecto práctico sólo andará consumiendo sueldos, mantenimiento y mucho combustible, lo que realmente es muy caro.

Los juarenses se van a acostumbrar a que el Marucoptero que por ahora aparenta que hace, pero no hace nada.

******

Ayer se cumplieron tres años de la explosión del oleoducto en la ciudad de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo en donde fallecieron 137 personas, y en donde hubo una cantidad indeterminada de desaparecidos y secuelas físicas y médicas de por vida de decenas de víctimas de la tragedia.

El gobierno federal ha tratado de esconder su mea culpa y no han querido enjuiciar a los militares que acudieron tres horas antes de la explosión, y quienes olímpicamente se retiraron del lugar en vez de pedir refuerzos a la capital del país que se encuentra a 45 minutos.

En Palacio Nacional trataron de desviar su culpa tratando de que Pemex comprara un predio donde sucedió la tragedia, para construir un mausoleo, pero a la fecha ni eso han podido realizar, mucho menos brindar los apoyos sociales y económicos para los sobrevivientes, entre ellos 194 huérfanos.