Culmina frente a la Casa Blanca, caminata para exigir fin a sanciones contra Cuba

Carlos Lazo, maestro de preparatoria cubanoestadunidense, encabezó una caminata de 2 mil kilómetros desde Miami que este domingo culminó frente a la Casa Blanca, donde junto con cientos de activistas, académicos, sindicalistas se exigió por un levantamiento de las sanciones económicas impuestas sobre Cuba a nombre de las familias cubanas.

Con banderas cubanas ondeando, pancartas contra el embargo, y un amplio elenco de cubanoestadunidenses coreando con sus aliados “Cuba si, bloqueo no” con ello rompiendo la narrativa oficial de que sus políticas representan los deseos de esa comunidad, Lazo y sus colegas fueron bienvenidos al concluir su peregrinaje que inició el 27 de junio, y que en cada escala promovió el dialogo sobre la relación bilateral.

Lazo, quien nació en Cuba y migró en 1991, es veterano de guerra en Irak (donde fue enfermero militar), después maestro y promotor prominente de la normalización de la relación bilateral, reiteró su mensaje que emitió al inicio de su caminata: “sesenta años de tensiones entre Cuba y Estados Unidos solo no han dejado miseria, dolor y resentimientos”, y que como estadunidenses no es aceptable la limitación de los derechos de enviar remesas, viajar a Cuba y reunificar a sus familias. [https://puentesdeamor.com; https://twitter.com/Puentesdeamor1].

Ante casi 500 personas frente a la Casa Blanca en la Plaza Lafayette, oradores exigieron que el presidente Joe Biden cumpliera con sus promesas electorales de reactivar la política de apertura y normalización impulsada por Barack Obama, y denunciaron las nuevas medidas y retórica de agresión de su gobierno en los últimos días.

“Es ilegal usar el hambre como un arma de política exterior”, declaró el abogado José Pertierra, veterano analista sobre la relación bilateral con la isla. “Sr Presidente Biden, usted parece más Trump-lite que al vicepresidente que antes usted era”, y señaló que el actual presidente ha mantenido vigentes las 243 medidas de sanción impuestas sobre Cuba por su antecesor, en un intento para complacer a la derecha cubanoestadunidenses de Florida. “Ud no puede entregar la política exterior a Miami… y espero que usted no esté escuchando al alcalde de Miami que desea que Estados Unidos arroje bombas sobre Cuba”.

“Si de verdad usted está de pie con el pueblo de Cuba, quite su rodilla que tienen sobre nuestros cuellos, deje que Cuba respire, que Cuba viva”, concluyó.

Un representante del sindicato nacional de trabajadores de salud, SEIU-1199, declaró que su gremio favorece el fin del bloqueo como tambien apoya el derecho a la libre expresión.

Esos sentimientos obviamente no eran compartidos por cientos de manifestantes que llegaron al mismo sitio para oponerse al evento, los cuales llevaron banderas estadunidenses junto con las cubanas para expresar su apoyo al bloqueo contra su propio pueblo y buscaron interrumpir y provocar a los promotores del dialogo y apoyo mutuo, acusando a algunos de ser “comunistas”.

El mitin por el fin de las sanciones de Washington contra Cuba fue apoyado por algunas de las mismas agrupaciones y abajo-firmantes de la carta abierta a Biden por figuras nacionales e internacionales publicada en el New York Times la semana pasada

LaJornada