Estuvo en la UACJ el aspirante que no es “corcholata”

  • El miércoles en la noche ardía el Ardeo

  • Ni en sueños Profeco podrá cumplir

  • Sigue la mala racha para los Bravos y compañía

 

El zacatecano Ricardo Monreal Ávila vino a la frontera, específicamente al Instituto de Ciencias Sociales y Administración (ICSA) de la UACJ, a hacer la presentación de su libro número 37 que lleva como título: “Inversión y Comercio para la región de América del Norte”.

Obviamente el senador fue debidamente arropado a través de la estructura de la administración municipal que comanda Cruz Pérez Cuéllar, uno de los ahijados más cercanos a Monreal.

El motivo formal de esta visita puede ser lo de menos, lo que realmente tienen como fondo es el recorrer el país en un intenso cabildeo para posicionarse como un serio aspirante a la grande en el 2024.

En el evento de presentación de la obra del senador hubo derramamiento de miel de Cruz sobre el invitado y viceversa. El alcalde reconoció a Ricardo como una “chucha cuerera” para el arte de la negociación política y como un gran ilustrado, conocedor de todos los temas.

En su disertación, el legislador fue empático con el auditorio a quien contó sus andanzas de sus años mozos por Ciudad Juárez.

Para nadie es desconocido que desde el salón Tesorería en donde se ha instituido el podio mañanero, Monreal ha sido vetado por Andrés Manuel López Obrador para formar parte del juego de las “corcholatas”, máxime ahora que el presidente las ha reducido a tres.

A saber, solo están en ese tablero Claudia Sheinbaum, el carnal Marcelo Ebrard y Adán Augusto López.

Lo que ha quedado también claro es que Monreal no pierde la esperanza de que El Peje lo tome en cuenta de última hora y todavía sigue defendiendo a capa y espada el proyecto de la cuatroté.

Aquí dio a conocer que por ahora no quiere romper lanzas y piensa que todavía pudiera ser considerado.

De seguir la cosa fea como hasta hoy con los desaires del presidente, fuertes decisiones tendrán que tomar Monreal y todos quienes lo rodean en su proyecto, y en el caso de esta ciudad el mismísimo presidente municipal Cruz Pérez Cuéllar.

*****

Algún negocito se trae entre manos el exgobernador José Reyes Baeza y su alfil Alejandro Cano Ricaud con el empresario juarense de bienes raíces Jesús Otero y con el empresario constructor y radiofónico Eduardo Ibarra.

Los cuatro personajes confluyeron la tarde-noche del miércoles en uno de los restaurantes de postín de brasas de transitada avenida Gómez Morín, para compartir los buenos cortes y buen vinito.

Los comensales que los vieron llegar al Ardeo y pasar una larga velada en el privado de dicho restaurante no alcanzaron a enterarse de bien a bien el motivo que los reunió.

Pero para nadie es un secreto que hay un factor común que los une, y que tiene que ver con los negocios inmobiliarios, en donde los cuatro se mueven como pez en el agua desde que Reyes Baeza fue gobernador y posteriormente titular del Fovissste.

No pasará mucho tiempo sin que nos enteremos de los motivos de ese encuentro que se dio aquí en la frontera y a la vista de los clientes frecuentes del Ardeo, lugar que se ha convertido en el preferido de políticos, funcionarios de gobierno de primer nivel, empresarios y fifís.

*****

Si en días ordinarios los de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) batallan para defender los derechos de los consumidores, ahora que hay paquete para el control de precios cómo le van a hacer para prevenir abusos y hacer cumplir el plan antinflacionario del jefe AMLO.

La verdad es que esta procuraduría a la hora de la vigilancia de precios al consumidor de bienes y servicios se ha convertido en un cero a la izquierda.

Pero en los últimos 40 meses del régimen morenista, la misión de la Profeco la han pisoteado y han reducido significativamente su operatividad en toda la república y el caso más cercano es el de esta frontera.

El ciudadano de a pie se pregunta cómo piensan hacerle en palacio nacional para que se respete el disque pacto de control de la inflación, ya que el mercado es muy amplio para vigilar que los precios de los 24 productos de la lista se respeten.

En el segundo día de haberlo puesto en funcionamiento todo mundo lo empieza a ver como una vacilada, como un símbolo de que el presidente de la república se preocupa por la carrera alcista de los comestibles.

Pero este paquete en términos reales no llegará ni a un alivio psicológico, menos a un alivio del desgastado bolsillo de los mexicanos.

*****

La Secretaría General de Gobierno del estado a través de la Dirección General de Gobernación poco a poquito se va acercando a la meta de clausurar 100 tiendas de conveniencia Del Río, debido a que tienen una licencia colectiva vencida desde hace cuatro años.

Hasta ayer ya se rebasaba el medio centenar de clausuras y no han llegado a las 100 porque, para variar, no tienen el personal suficiente en gobernación.

Pero esto no es todo, la mala suerte persigue a la familia De la Vega, pues también trascendió que el equipo de fútbol Bravos tendrá que pagar a la Federación Mexicana de Fútbol 80 millones de pesos de multa por haber quedado en último lugar de la tabla.

A esta mala racha de este conglomerado de negocios también se suma el hecho de que no han podido abrir varias sucursales de sus gasolineras Arco, ya que la poderosa competencia de expendedores de gasolina los mantiene a raya en los juzgados federales con sendas demandas.

No cabe duda de que cinco años de gran bonanza cayeron en un túnel que puede durar hasta 72 meses, que es el tiempo que permanecerá en el poder la actual administración del gobierno del estado.

Vaya paradoja, y pensar que en el corralato hasta soñaron con hacer un nuevo estadio de fútbol en los terrenos de El Chamizal y con recursos públicos.

Y por si fuera poco en el ejercicio del gobierno anterior la jefa del corporativo Alejandra de la Vega, quien fue secretaria de Innovación y Desarrollo Económico impulsó la construcción del Centro de Innovación e Integración de Tecnologías Avanzadas (CIITA) y cometieron el grave error que lo dejaron sin sustentabilidad, por lo que ahora permanece como un elefante blanco decorativo.

Y qué decir del proyecto del Centro de Exposiciones y Convenciones Paso del Norte que ella también encabeza desde hace 20 años a través de su alfil Carlos Murguía Chávez, quienes solo tumbos han dado.

Muchos juarenses comentan que ojalá la gobernadora Maru Campos ponga un ¡ya basta! y, que estos proyectos se les quiten a estos grupos porque cualquier otro jefe de proyecto ya los hubiera despedido después de tanto fracaso.

*****