Investiga la Fiscalía posible venta fraudulenta de terrenos ejidales en Samalayuca

Ciudad Juárez. – Gerardo Anaya Chávez, Comisariado Ejidal de Ojo de la Casa, ubicado en el seccional de Samalayuca, fue llamado a declarar ante el agente del ministerio público de la Fiscalía del Estado en la Zona Norte, en relación a la denuncia que hay en su contra por el presunto fraude cometido en la venta de 100 hectáreas ejidales.

De acuerdo a los antecedentes, en el año 2000 Gerardo Anaya Chávez, y 26 ejidatarios más, vendieron a una persona de nombre Álvaro Delgado 100 hectáreas, entre las cuales se encuentran las 16 afectadas por la construcción de la carretera que el Gobierno Federal lleva a efecto con la intención de conectar a Samalayuca con el puente internacional Guadalupe-Tornillo, y por las cuales, hoy piden indemnización a la constructora COCONAL, encargada de la obra.

“Hoy intentan sorprender a la constructora diciéndose dueños de los predios por donde se construye la carretera, pese a tener pleno conocimiento que esos predios ya no les pertenecen, tal y como lo demuestra el poder notarial con carácter de irrevocable para actos de administración y dominio que, Gerardo Anaya Chávez, extendió a Álvaro Delgado, comprador en el año 2000 de esas 100 hectáreas”, externó Javier Meléndez, quien es uno de los afectados.

Dijo que en el 2018, en compañía de Rosendo Ramón Orona, adquirieron en el 2018 esas mismas 100 hectáreas de manos de Álvaro Delgado, para lo cual, dicen, cuentan con los documentos que avalan la negociación de compra-venta.

De acuerdo a la información surgida durante la comparecencia de Gerardo Anaya Chávez ante el ministerio público, como parte de la investigación en su contra, éste reconoció la venta de los predios en el año 2000, sin embargo, dijo que, si hay responsables, estos son los 27 ejidatarios que participaron en la negociación y por la cual recibieron lo correspondiente de acuerdo a los predios enajenados de su propiedad.

Javier Meléndez, quien es uno de los afectados, indicó que las indagatorias han llevado a establecer que al momento de la venta, Gerardo Anaya en lugar de llevar a efecto una asamblea de formalidades especiales ante los miembros del ejido para darle legalidad a la negociación de compra-venta, prefirió firmar un poder notarial con carácter de irrevocable para actos de administración y dominio.

“El poder notarial tiene valor, pero como no se desincorporaron los terrenos formalmente del ejido, y por lo cual, ante el registro agrario nacional aún aparecen esos predios como parte del Ejido Ojo de la Casa, valiéndose de eso, Anaya Chávez, quien coincidentemente hoy es el Comisariado Ejidal, intenta desconocer el poder que firmó en el 2000 para ceder los derechos de esos predios para exigir el pago por los terrenos afectados”, externó.

“Al comparecer ante el ministerio público, el presunto dijo que, en todo caso, quienes cometieron la irregularidad, son los 27 ejidatarios quienes en su momento aceptaron venderle a Álvaro Delgado parte del ejido, y quien posteriormente, 8 años después, se enajenaron en favor de otras tres personas, respaldado por el documento notarial firmado por Anaya Chávez, en su calidad de presidente del Comisariado Ejidal”, agregó

“Valiéndose de que los predios aún están a nombre del Ejido Ojo de la Casa ante el registro agrario nacional, ahora intenta sorprender, a los constructores de la carretera, aún y cuando sabe que los dueños, son otros”, dijo.

De retirada, indicó que la investigación está en curso a cargo de la Fiscalía, y existe la confianza en que las autoridades aclararán esta situación, y que castigará a los responsables, en donde aparece Gerardo Anaya Chávez, como el principal sospechoso.