Pese a pandemia, IMSS no presenta rezago en consulta obstétrica y partos sin rezagos

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19 a la fecha, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no presenta rezagos en la consulta de obstetricia, partos o cesáreas, ya que se consideró como prioridad la atención de las embarazadas en unidades médicas de la institución, en todo momento bajo estrictas medidas de higiene y bioseguridad.

“El embarazo es un estado dinámico que cambia minuto a minuto, por lo que se decidió que no se iba a diferir”, afirmó el doctor Hugo César Hernández Gordillo, coordinador de Programas Médicos de la División de Atención Gíneco- obstétrica y Perinatal del IMSS.

Destacó que el Seguro Social creó protocolos y líneas de tratamiento para minimizar riesgos de contagio en los tres niveles de atención, a fin de que las embarazadas fueran atendidas en unidades médicas no reconvertidas a híbridas o 100 por ciento COVID.

De manera complementaria se envió a hospitales de la iniciativa privada a pacientes sin enfermedades o situaciones de riesgo, donde fueron atendidas para su parto o cesárea, gracias al convenio del Instituto con la Asociación de Hospitales Privados y el Consorcio Mexicano de Hospitales, que se tuvo del 23 de marzo de 2020 al 31 de marzo de 2021.

explicó que de manera cotidiana la atención en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) inicia previo al embarazo, con el objetivo de verificar el estado de salud de la derechohabiente, realizarle estudios laboratorios e indicarle cuál es el mejor momento para quedar embarazada.

Posteriormente se inicia con la vigilancia del embarazo, se dan citas para verificar que el bebé crezca normal y que la mujer no tenga complicaciones; una vez cumplidos siete meses o 34 semanas es referida al hospital. Las citas se llevan a cabo de manera mensual, añadió.