“Propuse a la Federación trabajar por una seguridad social efectiva”: Omar Bazán

Con información de www.Losinformntes.mx
Más del 50 por ciento de la población ocupada en la entidad no cuenta con una seguridad social efectiva, es decir: acceso a guarderías, a jubilación, a seguridad social para menores, entre otras, Indicadores que marcan niveles de bienestar plenos, según indicadores de Coneval.

Por lo anterior presenté una proposición con carácter de Punto de Acuerdo a efecto de hacer un llamado y exhorto a Gobierno Federal a través del Instituto Mexicano del Seguro Social para que implemente acciones encaminadas a lograrlo.

Para ser precisos, pese a la variabilidad de ocupación, se puede obtener un panorama actual, tomando en cuenta que de 1 millón 354 mil 752 personas económicamente activas, son 682 mil 795 chihuahuenses son los que no cuentan con el esquema completo.

En este contexto el Coneval señala que para que se cumpla el acceso efectivo al sistema de seguridad social, deben existir las siguientes condiciones: acceso a guarderías como prestación laboral, acceso a seguridad social para menores de 18 años, acceso a la jubilación o pensión a población de 65 años (que no esté económicamente activa) contributiva y no contributiva, y cotización para alguna institución social a población de 15 años o más en actividades económicas.

Para esto, el Coneval realiza una evaluación por cada tipo de prestación señalada, y establece que el 68.3% de la población ocupada con hijos menores de 6 años en la entidad no cuenta con acceso a guarderías como prestación laboral.
Además, en el indicador de niños y adolescentes estima que el 41.1% no cuenta con acceso a la seguridad social.

Respecto a la población de 65 años que no recibe pensión contributiva, establece que en la entidad oscila en un 61.9%; el porcentaje de población mayor a los 65 años que no recibe pensión jubilación contributiva o no contributiva disminuye a 27%, es decir, mejora al tomar en cuenta ambos tipos de jubilación.

Incluye también un porcentaje variable en población de 15 años o más que actualmente cotiza en una institución de seguridad social, con un 66.8% que no cotiza pese a estar en actividades económicas.

En conjunto, y con base en una serie de cruce de datos, Coneval muestra que la población subordinada con seguridad social que tiene cuatro o más prestaciones de seguridad social en la entidad es de 49.6%, es decir, poco más del 50.4% de esta población no cumple con la definición.
Los gobiernos deben apostar a la protección social, ya que ha demostrado su utilidad en los planos social y económico.

De ahí que este derecho humano está refrendado firmemente a escala internacional, en particular por empleadores y trabajadores de todo el mundo.

Las prestaciones de seguridad social y otras medidas de protección colectiva, tales como los servicios públicos de salud y los servicios sociales, desempeñan un papel importante a la hora de mantener la seguridad de los ingresos de millones de personas en todo el mundo y de asegurar el acceso efectivo a la atención de salud.

Al aumentar los ingresos de los hogares, las transferencias sociales tienen un impacto considerable en la medida que impulsan la demanda interna, apoyan la transformación estructural de las economías nacionales, promueven el trabajo decente y favorecen el crecimiento inclusivo y sostenible.

Sin embargo, establecer y mantener un nivel adecuado de prestaciones es uno de los principales desafíos para muchos sistemas nacionales de seguridad social.

Las prestaciones de protección social a menudo son inadecuadas para garantizar la seguridad de los ingresos y el acceso a la atención de salud para todos. No obstante, se estima que, para casi 100 de 125 países en desarrollo, gastar menos del 6 por ciento de su PIB podría bastar para subsanar las deficiencias en su protección social.

En Chihuahua hubo una mejora en los indicadores relacionados con los derechos sociales de salud, educación y seguridad social y en el indicador de servicios básicos en la vivienda; mientras que el indicador de calidad y espacios de la vivienda no presentó un cambio significativo, en tanto que el de alimentación se muestra con cambio variable pero estable en los últimos diez años.

Además, el porcentaje de la población sin carencias sociales, por lo cual, un incremento en este porcentaje es positivo, pese a lo cual no existen valores suficientes para esta afirmación.

En el caso del aumento a la seguridad social de salud, indica que hubo un aumento de consultorios en instituciones de seguridad públicas, sin embargo, esto no indica un verdadero acceso a la misma.